Demonios Buenos

Cuando somos pequeños nos creemos que todos son buenos, que le caemos bien a todo el mundo y confiamos en todos.
Pero vamos creciendo y nos vamos dando  cuenta de que no son todos bueno, comenzamos a caerle mal a la gente sin motivo y ellos nos caen mal a nosotros porque sí, nos mienten, destrozan nuestra cofianza.
A mis 15 años creo que tengo más enemigos de los que me gustaría, pero eso me divierte. Es asombroso como tu vida puede llegar a ser más interesante que la de ellos.
Algunos tienen el valor de juzgarte y mirarte mal porque les da la gana, sin saber nada sobre ti, ni porque haces lo que quieres hacer. A mi me han llegado a mirar mal hasta por reirme. Así que como hasta por ser feliz me van a criticar pues soy yo misma.
Recuerda que nunca puedes juzgar a nadie solo por su apariencia porque tambien hay demonios buenos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

De vuelta.

Abrazame fuerte

Miradas cruzadas